fbpx

Dentro del triángulo formativo en la educación de los hijos (padres de familia, maestros y alumnos) existen elementos coercitivos que, al fortalecerlos, permiten mejores resultados en los niveles motivacionales hacia el aprendizaje de nuestras futuras generaciones.

Aquí te los decimos

  1. Establece límites en casa para una mejor educación.
  2. Tu hijo es quien debe realizar los deberes escolares.
  3. Destina un tiempo de tu día para conocer las actividades educativas.
  4. No permitas que permanezca un largo tiempo en los dispositivos electrónicos.
  5. Supervisa sus perfiles en las redes sociales.
  6. Enséñale a realizar críticas constructivas
  7. Muéstrale más cariño en cada momento cercano a él.

Aunque su hijo parezca grande todavía los necesita, ustedes son los primeros educadores y, afortunadamente, es una responsabilidad que no podemos transferir o delegar.

Las medidas coercitivas no deben espantarnos ni terminar como un conflicto con nuestros hijos; a pesar de lo escandaloso de su nombre estas medidas sirven para que nuestros hijos se desarrollen como individuos funcionales, capaces de seguir reglas y entender que toda convivencia humana depende de entenderlas y practicar su uso.

Pin It on Pinterest

Share This