fbpx

¿Y qué hemos aprendido hasta el día de hoy? Es la pregunta con la que quisiera iniciar este breve texto.

Sin duda millones de respuestas tendremos, las mismas que corresponden a millones de seres humanos que hoy tenemos la oportunidad de abrir nuevamente los ojos, levantar la mirada y volver a VIVIR un día más, reflexionemos, disfrutemos y aprovechemos ese minuto de conciencia que nos permitirá gozar de manera profunda, la sonrisa, el alimento, quizá él viento de la mañana o bien la lluvia del atardecer.

Hoy, el valor que le doy a cada una de las acciones de mi vida es completamente distinto, parece que fue ayer, y lo menciono por determinar alguna temporalidad, cuando nos abrazábamos, cuando juntos en una mesa compartíamos sin temor, cuando respetabas, sin conocer el valor profundo de lo que hoy sabemos, implica el respeto, recuerdo esos momentos de cercanía fraternal, las manifestaciones de cariño a través de las expresiones de contacto y las carcajadas a todo pulmón que eran motivo de contagio.

Hoy valoro y disfruto con felicidad plena las oportunidades para estar cercana a quien me lo permita, hoy he incrementado mi escala de valor a todas esas sonrisas que puedo ver a través de los cubrebocas, hoy agradezco haber disfrutado de todo el cariño que pude dar y más aún de todo el que recibí, hoy soy feliz porque tuve la dicha de hacerlo, pero también me invade la nostalgia por lo mucho que lo extraño.

Deseo desde este lado de la pantalla que también tú hayas sentido la dicha de abrazar, de querer, de enseñar y guiar con acciones de amor, dejando de lado la prisa de la vida que en muchas ocasiones nos distanció de lo verdaderamente importante, despedir a tu hijo en la escuela con un beso, visitar a tus padres, únicamente para escucharlos, asistir a una consulta médica, no por enfermedad, sino por prevención, disfrutar y no renegar de la lluvia sorpresiva o bien del agobiante calor.

Hoy lo aprendido es que extraño la vida llena de abrazos y la cercanía de mis seres queridos, de mis amigos, de mis compañeros de trabajo, de mis queridos alumnos.

Hoy el aprendizaje es, me cuido y te pido que te cuides porque mañana quiero verte, porque mañana quiero seguir aquí y porque en un futuro, no muy lejano quiero abrazarte nuevamente sin sentir miedo.

Pin It on Pinterest

Share This