fbpx

Sin duda las redes sociales son de gran utilidad en nuestra época; sin embargo, la misma condición que permite el acceso a toda clase de información es una ventaja vista desde un lugar y una amenaza, desde otro. Esto es algo que definitivamente pone en gran peligro a los jóvenes.

Muchos padres se encuentran preocupados, ya que la situación actual lleva a sus hijos a permanecer por tiempos prolongados dentro de internet, sobre todo visitando las redes sociales. Es por esto que nos parece importante compartir con ustedes las siguientes recomendaciones para que los jóvenes puedan disfrutar, de forma responsable algunas aplicaciones como Facebook, Instagram y WhatsApp:

  1. Es indispensable fomentar la buena comunicación basada en el respeto y la confianza con los jóvenes, enseñarles que la comunicación verbal directa tiene mucho más valor que la que se lleva a cabo a través de objetos electrónicos.
  2. Existe una edad mínima para acceder a este tipo de redes, y es a los 14 años, ya que los jóvenes tienen cierta responsabilidad y sabrán manejar la información que comparten. Si llegara a existir la necesidad de tener acceso a una red antes de esta edad, es obligatorio el consentimiento y supervisión de los padres. Si los jóvenes de corta edad requieren del uso de un celular, lo recomendable es limitar el acceso a internet para evitar que visiten redes o páginas inadecuadas.
  3. Los adolescentes buscan pertenencia, identidad y valores, y las redes sociales son lo que más les acerca a esto; sin embargo, los adolescentes están en proceso de desarrollo intelectual y emocional, lo que los hace más vulnerables y los predispone a conductas de riesgo.
  4. Algunos beneficios que encontramos en los jóvenes que hacen uso de las redes sociales han sido la estimulación de un mayor número de regiones cerebrales; son más perceptivos, aumentan su capacidad de aprendizaje y de memoria. También hemos observado que son más rápidos en la toma de decisiones.

Así como hay beneficios encontramos algunos riesgos, estos pueden ir desde la baja autoestima cuando les permitimos depender en gran parte de lo que la gente opine de ellos o de los likes obtenidos en las publicaciones. Todo esto tiene consecuencias negativas en la construcción de la identidad.

Es indispensable saber, como padres, donde se desenvuelven nuestros hijos, quiénes son sus amigos, las cosas que publican y los alcances que estás generan en la opinión del espectador, de esta manera podemos guiarlos y orientarlos a un mejor uso del internet.

Pin It on Pinterest

Share This