fbpx

Fortalecer la autoestima en los niños es de suma importancia pues esto será fundamental para su desarrollo emocional, social y cognitivo en cualquier momento de su crecimiento; los hará tener confianza en sí mismos, saberse capaces de afrontar retos, pedir ayuda sin sentirse menos valiosos y entablar relaciones interpersonales saludables.

Los niños necesitan de nosotros para poder formar y fortalecer la conciencia de su propio valor, brindándoles la aceptación y confianza que los acompañará el resto de su vida. Existen diversas acciones que, como padres, podemos realizar para brindarles las herramientas que fortalecerán dicha autoestima:

  • Otorgar responsabilidades. Cuando los niños se saben capaces de realizar solos ciertas actividades, que son necesarias en la convivencia familiar diaria, se van percibiendo útiles y satisfechos de la tarea realizada, esto ayuda también a la formación de la autonomía. Podríamos considerar algunas acciones como poner o recoger la mesa, dar de comer a la mascota o tender su cama.
  • Señalar la acción, no a la persona. Al momento de corregir alguna falta que pudo haber sucedido, es necesario que cuidemos cómo nos expresamos, si algo se le cayó debemos enfocarnos en la parte del cuidado que deberá tener cuando mueva algunas cosas, más no en el hecho de que no sirve o no puede porque es un niño.
  • Cuidar lo que se comunica. Las palabras tienen un gran impacto en nuestros hijos, nuestra voz se convertirá en la suya. El lenguaje puede devastar como empoderar a los niños inconscientemente, por lo que es necesario que permanezcamos atentos al modo en que nos expresamos de ellos.
  • Reconocer el esfuerzo, no el resultado. Al momento en que los niños realizan alguna tarea es necesario saber que no siempre se obtendrá el resultado que nosotros quisiéramos, por lo que el elogio será por su esfuerzo, haciendo énfasis en la actitud y el avance, decir y mostrar que estamos orgullosos de ellos, de su perseverancia.
  • Impulsar a nuevos retos. En el momento en que les brindamos confianza para poder poner a prueba sus habilidades y capacidades, nuestros hijos identifican cuáles son sus límites y qué son capaces de lograr, de esta manera les ayudamos a mejorar sus habilidades y ampliar su mundo. La identidad de nuestros niños se va construyendo a través de cada nueva experiencia, abramos su campo de acción.
  • Permitir que comentan errores. Sé que queremos proteger a nuestro hijo, pero con esto sólo estaríamos privándolo de posibilidades de aprender, estas experiencias le brindan oportunidades de generar confianza hacia sí mismo. El experimentar la frustración puede ser la escalera para enfrentar nuevos retos, además de que les apoyaremos cuando lo requieran para que puedan desarrollar todas sus habilidades.
  • Amar incondicionalmente. Si existe un paso vital para fortalecer la autoestima de un niño, es este, el saberse amado por quien es, sin condiciones, si nuestro hijo piensa que nuestro amor está ligado a su comportamiento, calificaciones, buen humor, va a pensar que se puede perder en algún momento y en el futuro estará en constante búsqueda de aprobación basando en eso su valor. Este amor se demuestra aceptando a nuestro hijo con sus fortalezas y debilidades, no significa que no habrá correcciones a sus acciones, sino al contrario, que estas serán con amor y comprensión, dejando claros los límites que deberán ser respetados.

Sabemos que nuestros hijos todo observan, todo escuchan, todo imitan, por lo que nosotros debemos ser el ejemplo de amor y respeto propio y hacia los demás, tenemos en nuestras manos una gran y bella responsabilidad. Contar con una institución que los respalda tanto a ustedes como a sus hijos en esta formación, es un privilegio mayor.

Pin It on Pinterest

Share This