fbpx

Hablar de la ansiedad es una necesidad para todos, incluso si no consideramos que exista en nuestra vida o en la de nuestros adolescentes, hay quienes la niegan constantemente por considerarla un rasgo de debilidad o algo negativo.

Quizá todos nos hemos sentido ansiosos alguna vez y, un cierto nivel de ansiedad es normal. Un adolescente se puede sentirse así por una actividad que tiene que entregar, por conocer a alguien que le gusta o por algo que le causa temor.

Sin embargo, sentir demasiada ansiedad por algo o sentirla sin relación objetiva con una situación o circunstancia, no ayuda y puede afectar su calidad de vida. Algunos de los síntomas más comunes que presentan los adolescentes con un nivel de ansiedad alto son los siguientes:

  • Corazón acelerado
  • Opresión de pecho
  • Respiración rápida
  • Tensión
  • Inquietud
  • Nerviosismo
  • Agotamiento
  • Preocupación excesiva
  • Sensación de pánico o peligro imaginando el peor de los casos
  • Problemas para dormir
  • Dificultad para concentrarse
  • Problemas estomacales o de digestión.

Es importante, si crees que tu hijo adolescente está experimentando alguno de estos síntomas, que visites a un especialista para conocer qué tipo de trastorno de ansiedad está experimentando y recibir el apoyo adecuado.

Al ponerte en contacto con profesionales de la salud mental y utilizar las estrategias que más convengan para ayudar con los pensamientos y sentimientos de ansiedad ayudarás a tu hijo con más efectividad y le permitirás controlar sus emociones y guiarlas a escenarios más saludables.

Pin It on Pinterest

Share This