fbpx

Hace un año la vida de millones de estudiantes en México, y el mundo, cambió radicalmente. Los edificios quedaron vacíos pero las escuelas continuaron, entonces ¿qué cambió?

Los alumnos se han adaptado a una forma diferente de aprender. A pesar de estar expuestos a distracciones múltiples al tomar clases, porque nos damos cuenta que al mismo tiempo están en su sesión síncrona, viendo un reportaje o una serie y contestando un mensaje en su celular, son empáticos y críticos con lo que están haciendo.

Por lo tanto, el docente transformó su manera de impartir clases, el diseño de sus actividades y el manejo de sus tiempos; ahora es un reto captar la atención del estudiante durante una sesión completa. Y aunque estemos utilizando tecnología de punta, del ancho de banda de la red dependerá si el video, el sonido y la conexión serán estables durante toda la sesión por lo que el aprendizaje de los alumnos continúa con las actividades realizadas en otro espacio de tiempo.

Los estudiantes y docentes toman decisiones disruptivas: aprender por sí mismos, buscar y discernir información, elegir plataformas y aplicaciones para trabajar son el pan de cada día. Las aplicaciones y plataformas han facilitado el proceso de enseñanza – aprendizaje a distancia. Algunas de las más utilizadas son: Kahoot, Mentimeter, Jamboard, Desmos, Edpuzzle, Genially, Quizzis. Sin dejar de mencionar WorkSpace de Google y las diferentes plataformas utilizadas para la transmisión de una sesión síncrona.

Los jóvenes están por darse cuenta que sus habilidades y competencias se han fortalecido. Se han hecho resilientes y regresarán con nuevas exigencias y formas de trabajar. La ocupación de los profesores seguirá siendo el aprendizaje de sus alumnos. Esperamos verlos pronto.

Pin It on Pinterest

Share This